9 de julio de 2008

Canción de cuna.



La chica se empeña en coser la herida
oscurecer las calles, cerrar y aún
supura
palpitante y quejosa
te me cruzas por casualidad
y me recuerdas tanto
a ti.

Y yo me empeño;
hundo la aguja
en la carne joven
de una ciudad que habla
una ciudad que se mece
por el mar.

1 comentario:

El show de Fusa dijo...

Tus poemas son adictivos... ya van tres. De éste me gusta especialmente esa continúo pasar la línea entre la realidad y la ficción.