25 de julio de 2008

El recreo.



En realidad no me sorprende.
De (más) pequeña no imaginaba el gris cubriendo el cuerpo adulto, pero sí la curva de sus espaldas me atemorizaba, aunque sólo fuera un poco. Tan altos y tan pequeños. ¿En qué me convierto? 

Lo pienso.

Quizás se trate de una deformación (me respondo). Porque de (más) pequeña yo encajaba perfectamente dentro de mi cuerpo. No había huecos, vacíos, corrientes de aire gris en la memoria; (bueno, de acuerdo, tampoco es aconsejable tapiar ventanas, me digo).
Sí, es más, yo recuerdo que al crecer lloraba muchísimo. Las huesos se estiraban y mis piernas con ellos.
Y me digo que...

Cuando era (más) pequeña, siempre quise ser (menos) mayor.


1 comentario:

El show de Fusa dijo...

Me has hecho ver el cuerpo como una caja de zapatos o un armario. Encajando todo dentro, o saliéndose el tacón por una esquinita. Y los huesos que se amontonan. "Yo encajaba perfectamente dentro de mi cuerpo". Me ha gustado eso...